¿Dónde estás, venezolano?

En algún momento los venezolanos tendremos ELECCIONES LIBRES. Facultar con el voto la voluntad de cambio de más de dos millones de electores que hoy residen en el exterior será muy importante, si logramos que ellos ingresen oportunamente en el Registro Electoral (RE). Hoy están inscritos apenas 101.600.

Pronto pondremos a disposición una plataforma tecnológica robusta, confiable, privada, segura y unitaria, que le permitirá a la Asamblea Nacional saber cuántos venezolanos votarán en el exterior.

Para poder preparar una masiva y eficiente Jornada de Inscripción y Actualización en el RE, es necesario saber cuántos venezolanos mayores de edad están en cada lugar del mundo., es necesario saber cuántos venezolanos mayores de edad están en cada lugar del mundo. Para ello sugerimos que te registres en Voluntarios por Venezuela y suscribirte a nuestro boletín informativo en Venezolanos Siempre para que te mantengas actualizado con nuestros próximos anuncios.

Ayúdanos difundiendo este mensaje a todos tus conocidos en el exterior.

Anuncios

La noche más oscura

Desde luego que no vamos hablar de la famosa película de Kathryn Bigelow, magistralmente interpretado por Jessica Chastain, sino de la situación por la que atravesamos los venezolanos desde el jueves 8 de marzo. Esa situación, aunque intentemos describirla resulta muy difícil imaginársela si no se ha vivido. Noches oscuras y días casi tan “oscuros” como las noches. Para la mayoría de los venezolanos no tener luz significa quedarnos además sin agua y con un apagón de la magnitud del que tuvimos, significó también quedarnos sin comunicaciones, sin teléfonos CANTV, ni telefonía celular, quedarnos sin Internet y sin muchos otros servicios. Significa que la banca no funciona, ni disponer de cajeros automáticos para buscar dinero, ni podías ir a tu banco a buscarlo; significa que no funcionan la gran mayoría de los puntos de venta; que la inmensa mayoría de los comercios estaban cerrados y los pocos que estaban abiertos, cerraban muy temprano, por no tener instalaciones de luz de emergencia o por temor a desvalijamiento, robo o vandalismo. Significa que tampoco funciona el metro para desplazarte a tu trabajo y que no puedes desplazarte por la ciudad pues el transporte público de superficie colapso hace tiempo por falta de repuestos, cauchos, baterías. Significa, si tienes vehículo, que tienes que ahorrar la gasolina que tengas porque si se te acaba o no tienes, casi no hay donde surtirla, por la falta de electricidad y la falta de distribución. Significa que el sistema de salud pública, los poco hospitales que aún prestan algunos servicios tenían que cerrar sus quirófanos, sus emergencias y que poco a poco hasta las clínicas privadas también fueron colapsando, implicando que si tenías un problema grave de salud estabas en grave peligro, porque no había medicinas, ni quirófanos, ni atención básica y ni hablar si el problema no era grave, sino una dolencia general pero que requería tratamiento médico hospitalario no tenías donde hacerla, pues te rechazaban en todas partes por no ser una emergencia.

 

En fin que no se trata de describir las dantescas penurias o inspirar lástima, sino describir para que se tenga una idea de a donde ha llegado el nivel de indolencia e incapacidad de esta dictadura; a donde ha llegado el nivel de destrucción no solo de la instituciones democráticas del país, sino de su infraestructura básica y fundamental. Porque todos sabemos, a pesar de que el régimen pretenda sacudirse la responsabilidad y culpar a otros, que esto no es más que un auto sabotaje, es padecer su propio nivel de destrucción, que ha llegado al punto de qué ellos mismos y sus seguidores se convierten en víctimas de la destrucción del país que durante 20 años han perpetrado.

 

Pero aun medio de esas calamidades, también notamos la reserva moral del país, rasgos indudables de solidaridad humana, entre vecinos y entre el ciudadano común y corriente y el comerciante que entregaban mercancía confiado en que en algún momento se les pagara; personas que generosamente ayudaban con el transporte; locales que ofrecían sus instalaciones para cargar celulares o prestar electricidad a pacientes que necesitaban conectar algún equipo; intercambio de información, la poca que se podía obtener por redes sociales. Ni que hablar por supuesto de la solidaridad de los venezolanos en el exterior angustiados sin saber de sus familiares, durante largas horas y días pero que sin embargo hacían lo que podían por ayudar o por lo menos por mostrarse solidarios. Ahora no queda sino dar las gracias a todo lo que de alguna forma, desde el exterior, contribuyeron a aliviar las penurias del pueblo venezolano y pedirles que estén alertas y atentos porque pronto acudiremos a ustedes una vez más para que ayuden en el proceso de desalojar la dictadura de Venezuela y luego en la reconstrucción del país, porque los venezolanos demostramos que vamos a sobrevivir a esta desgracia y que pronto gozaremos nuevamente de la democracia que este gran país merece.

Sobre el 23 de febrero

El 23 de febrero la dictadura impidió –a sangre y fuego– la entrada al país de la ayuda humanitaria. Ese, que era solo uno de los objetivos, no fue logrado debido al salvajismo de la respuesta del régimen. Sin embargo, a pesar de la natural frustración que esto implica, de esa jornada debemos anotar algunos resultados que no son despreciables.

Primero, la dictadura se mostró a la comunidad internacional, como un gobierno sanguinario y genocida; mientras Nicolás Maduro Moros bailaba salsa en una tarima, sus esbirros arremetían contra población civil desarmada y contra poblaciones indígenas indefensas. Las arremetidas del régimen se pudieron apreciar en todo el mundo, por televisión y por el testimonio de miles de reporteros que estaban presentes en la frontera con Colombia y Brasil.

El segundo resultado importante es que el régimen, al acudir a “milicias”, “paramilitares” y colectivos y presos vestidos de policías y guardias nacionales, puso en evidencia que desconfía o teme no ser obedecido por las tropas regulares.

Un tercer resultado que debemos anotar es que, hasta la fecha, más de 600 militares de diverso rango han cruzado hacia Colombia y se pusieron a la orden del presidente Juan Guaidó, reconociéndolo como presidente constitucional y el número sigue aumentando; ese contingente se suma a los miles que desde hace varios meses han abandonado los cuarteles por no estar dispuestos a obedecer órdenes de la tiranía, demostrando así las fisuras en ese componente, aunque aún falta hacer trabajo en ese sector.

Estos resultados se vienen a sumar a otros que se han obtenido desde que se dio inicio a esta fase final de desalojo de la dictadura el 5 de enero, al juramentarse Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional.

Merecen destacarse algunos de los logros más importantes desde esta fecha y que debemos recordar:

  • Se definió una ruta clara de lucha contra la dictadura: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres
  • Se aprobó una ley de amnistía que busca ampliar la base de apoyo y respaldo para luchar contra la dictadura, se aprobó igualmente una ley para el período de transición, y otras disposiciones legales para proteger los activos del país en el exterior.
  • A la lucha contra la dictadura se han ido incorporando diversos sectores de la sociedad civil y política: todos los partidos democráticos, sindicatos, gremios profesionales, sectores académicos, universidades, iglesias, etc.
  • Se tomó la calle multitudinariamente, en todo el país, en ciudades y pueblos, y en más de 250 ciudades alrededor del mundo, para respaldar al presidente Guaidó.
  • Desde el 10 de enero hasta el momento, 60 países han desconocido al usurpador Nicolás Maduro Moros y han reconocido a la Asamblea Nacional como único poder legítimo, electo por el pueblo, y a Juan Guaidó como Presidente encargado, de acuerdo a las provisiones constitucionales.
  • A pesar de que solo una pequeña parte ha podido entrar al país, se han recogido por todo el mundo más de 500 toneladas de alimentos y medicinas, para aliviar las penurias del pueblo venezolano, y que ya se encuentran en 4 puntos de acopio internacionales.
  • Se han reclutado y organizado más de un millón de voluntarios, dispuestos a cooperar con el proceso de traer al país la ayuda humanitaria y emprender otras tareas de resistencia.
  • Se ha logrado el apoyo de algunos organismos multilaterales, como la OEA, al igual que del llamado Grupo de Lima, y se ha logrado también el respaldo de algunos organismos financieros multilaterales
  • Se han producido ya dos sesiones de Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para tratar el tema venezolano.
  • Se ha logrado que varios países se sumen a la demanda para llevar al gobierno dictatorial de Venezuela ante la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad.

Esto es apenas una lista parcial de los logros que, en apenas dos meses, se han conseguido. Estamos en la fase final de desalojo de la dictadura, pero eso no es algo que se conseguirá en un solo acto o como producto de una única acción, en un momento determinado, sino como producto del esfuerzo de un proceso de lucha, que toma tiempo y que nos exige constancia.

El presidente Juan Guaidó, al anunciar que pronto regresará al país, ha anunciado también dos nuevas tareas, dos nuevos objetivos:

  • Permanecer movilizados, nacional e internacionalmente, continuar con esa capacidad de acción que hemos demostrado, para mantener el apoyo de la comunidad internacional; y
  • Hablar a los empleados públicos como le hemos hablado a la FFAA, para acabar con el secuestro que la usurpación tiene sobre la burocracia del país.

¡Vamos bien! ¡Vamos muy bien!

Venezolano: ¿Dónde estás?

¿Dónde estás?

 

 

¡Venezolanos en el Exterior y Elecciones Libres!

15 de febrero de 2019

Cese de la usurpación, formación de un gobierno transitorio y elecciones libres. Esta ruta concluye en un proceso electoral, para el cual los venezolanos en el exterior se pueden y deben ir preparando desde ahora.

El presidente Guaidó designó una comisión de la Asamblea Nacional (AN), que se está ocupando de este tema y se ha reunido con especialistas de la sociedad civil y de los partidos, para definir una agenda preliminar de las condiciones que debe tener una elección libre. Condiciones Electorales en Venezuela

Una de ellas sin duda alguna será la actualización y depuración del Registro Electoral (RE), y el voto de los venezolanos en el exterior, que es algo que debemos trabajar desde ahora y para ello proponemos una estrategia de lucha.

El Registro Electoral se abrirá en algún momento en el exterior; esperemos que en muchas más ciudades que tan solo en aquellas en las que hay sedes consulares y diplomáticas, atendiendo a la realidad de los venezolanos en el exterior hoy en día; y así debemos presionar para que sea. Cuando esa apertura del Registro ocurra, tenemos que estar listos para participar: actualizar los datos de residencia, registrarse, etc.

Por supuesto, parte de la lucha será para combatir la discriminación actual, para que los requisitos que se le exigen a los venezolanos en el exterior sean los mismos que en Venezuela: la cédula de identidad laminada o no, que es el requisito principal; y al momento de hacer la inscripción, registrar una dirección. Tal como establece la Constitución y la Ley. Nada tiene que ver el estatus migratorio con el ejercicio del derecho al voto o con que el venezolano esté registrado o no en algún consulado o embajada.

Además de la inscripción o actualización en el RE, que es un primer paso importante, hay otras medidas que ya están previstas en el proyecto de reforma electoral que tiene la AN, elaborado en 2016 por un grupo de especialistas de diversas organizaciones e instituciones, coordinado por la UCAB y que prevé, entre otras cosas:

  • La inscripción/actualización a distancia en el RE.
  • Centros de Votación en cada sitio donde residan venezolanos.
  • Miembros de Mesa sorteados entre los electores
  • Publicación de resultados al cerrar cada Mesa
  • Elección de representantes de los venezolanos en el exterior, a las instancias parlamentarias

De todas estas, la más importante en este momento, como objetivo de lucha, es que el estatus migratorio es un asunto que concierne al inmigrante y al país en el que reside, y no limita el derecho al voto. Eso no fue más que una triquiñuela aprobada por la AN chavista, del 2010/2015, para eliminar a los venezolanos en el exterior a sabiendas de que su voto no los favorecería. No olviden que los venezolanos en el exterior pueden ser más de 2,5 millones de electores, que pueden ser decisivos.


Para implementar esa lucha ¡te necesitamos! Preinscríbete en el registro de Venezolanos Siempre, plataforma respaldada por varias organizaciones sociales.


Volveremos en un próximo editorial con otros puntos.

¿Dónde estás? ¡Venezuela y Guaidó te necesitan!

8 de febrero de 2019

La Asamblea Nacional y el presidente Juan Guaidó han definido una ruta para recuperar la democracia: el cese de la usurpación, la formación de un gobierno transitorio y la realización de elecciones libres. Para lograrlo debemos presionar con movilización popular y la comunidad internacional, hasta que se quiebre el bloque que sostiene a la dictadura y las Fuerzas Armadas se declaren neutrales y dispuestas a cumplir la constitución y las leyes.

En la tarea de rescatar a Venezuela los venezolanos en el exterior tienen un papel; además de ayudar a sus seres queridos y amigos para que resistan a la dictadura, tienen que estar listos para cuando se abra el proceso electoral, que ocurrirá en algún momento tras el cese de la usurpación y la constitución del gobierno transitorio.

Para eso la inscripción en el registro electoral es indispensable, pero no suficiente; tienen que organizarse para constituir mesas, que –de acuerdo con el proyecto de Ley Electoral que discute la Asamblea Nacional– seguramente se formarán en muchas ciudades donde no hay consulados; pero además habrá que organizarse para trasladar votantes desde sitios lejanos, para cuidar las mesas y los votos, y un sinfín de tareas más.

Venezolanos Siempre pone a la orden su plataforma internacional para esta tarea, pues necesitamos poder contactar rápidamente a los venezolanos en el exterior, sea por correo, por teléfono o whatsapp. Te invitamos a formar parte de esta gran base de datos, completando tus datos en el siguiente enlace:

Venezolanos Siempre